Queremos que seas parte

Queremos que seas parte
Prometeo

¿Qué queremos? ¿Qué proponemos?

¿Qué queremos? ¿Qué proponemos?
La crisis histórica de la humanidad se expresa en su crisis de dirección revolucionaria.

Hace muchos años incubo la idea de impulsar un proyecto universitario dedicado exclusivamente a la Filosofía, como aquí se la entiende. Tal idea nació en Nueva York mientras escribía mi primera tesis sobre Filosofía de la Imagen y como decía el Ché: “Si no existe la organización, las ideas, después del primer momento de impulso, van perdiendo verificación, van cayendo en la rutina, van cayendo en el conformismo y acaban por ser simplemente un recuerdo.”. Hoy las vueltas del tiempo me hicieron pergeñar la estructura de una “Universidad de la Filosofía” que, esta vez, naciera libre de aquellos requisitos, no pocas veces odiosos, que suelen plagar a la vida académica en Filosofía y que suelen oscilar por ejemplo (según mi experiencia) entre lo “ideológico” y lo burocrático (de ida y vuelta), con frecuencia, confundiéndose. Me pasó muchas veces y le pasó a muchos colegas: frenos por todas partes, exámenes rutinarios, prejuicios teóricos, papeleo inclemente, petulancias doctorales y decepción galopante. Mala paga. La demagogia “a la orden del día” alimentada con oportunismo, clientelismo y reformismo. Mucha palabrería, calidad científica mercenaria, poco diagnóstico sobre las urgencias individuales y sociales y poca praxis filosófica comprometida con la realidad. Algo hay que hacer para librar a la Filosofía de ese fardo alienante.

Hay sed de ideas en todo el mundo. La crisis del sistema dominante en lo económico, lo político, lo cultural y lo social taladra los rincones más íntimos de la existencia y los pueblos se preguntan con mayor urgencia qué alternativas concretas hay que construir -cuanto antes- en sus luchas magníficas para no fallecer sepultados bajo los escombros de un sistema, decrépito e injusto, que no sabe cómo resolver sus errores, no sabe cómo frenar la miseria y las hambrunas que ha desatado, no sabe cómo detener el daño a los ecosistemas ni sabe como esconder los muertos que produce por desnutrición, por enfermedad o por guerras obscenas (obscenas por guerras y obscenas por mercantiles). Hay sed de ideas (no inanición de ideas) y nosotros, es decir un grupo de colegas, nos hemos propuesto crear un vertedero, con lo que tengamos, con lo que consigamos, con lo que contemos... para intentar saciar, con herramientas filosóficas, lo que podamos en nuestras condiciones. Estás invitado.

Ponemos en píe la “Universidad de la Filosofía”. Tres características y políticas: 1. Es una Universidad dedicada exclusivamente a la Filosofía y todo lo que se nos ocurra creativa y críticamente –en colectivo y bajo consenso- que puede significar esto. 2. Es una Universidad en construcción permanente, portátil, virtual y presencial, a distancia y cercana, obligada a mantener rigor teórico-metodológico crítico, revolucionario y científico, en vinculación directa con la realidad de nuestros pueblos y sus mejores luchas emancipatorias. 3. Es una Universidad libre y mundial, sin “reconocimiento de validez oficial”, sin burocracia y sin sectarismo. Somos de los que pensamos que "No se Necesita Licencia para Pensar" y eso no implica negación dogmática del trabajo que muchas instituciones oficiales hacen a favor de la Filosofía, aunque si pensamos que no tiene por qué ser el único formato.

Proponemos otro camino. Ya que decidimos ser una Universidad que elude el tránsito por esas burocracias que (intoxicadas con dilaciones por corrupción, por proteccionismo o por persecución ideológica) acreditan o confieren permisos para pensar, producir y enseñar la Filosofía, ideamos nuestrosistema propio de “validación” basado en buscar y producir respuestas concretas a una de las mayores necesidades de la humanidad que padece a estas horas una crisis mundial de dirección revolucionaria. Con todas la significaciones que esto implica. Ese es al "alma mater" de la “Universidad de la Filosofía”.

Dr. Fernando Buen Abad Domínguez

Rector-Fundador

http://universidaddelafilosofia@gmail.com

Conferencia en CIESPAL

Conferencia en Ecuador

Hasta Siempre Comandante

El de la "Comunicación" es un problema de Seguridad Regional

¿Hacia una Cumbre de Presidentes en Comunicación?

lunes, 5 de marzo de 2018

Países al borde de un ataque de mecenazgos
Dádivas vemos, intereses no sabemos.
Fernando Buen Abad Domínguez
Rebelión/Instituto de Cultura y Comunicación UNLa

Bien clarito dice el diccionario de la lengua que “Mecenas” significa:  “m. y f. Persona que patrocina las letras o las artes. Por alusión a C. C. Mecenas, c. 69-8 a. C., consejero del emperador romano Augusto y protector de las letras y de los literatos.” Y de ahí que el término se use, por extensión, para aludir a todo aquel que por su voluntad (y otros intereses) “invierte” dinero (y otros bienes) para apoyar el desarrollo de producciones artísticas, culturales o de cualquier género. Hoy ya se habla de “mecenazgos científicos”, “mecenazgos educativos”, e incluso, “mecenazgos políticos” y algunos hablan de “democratizar el mecenazgo”. Suele ofrecerse a los Mecenas retribuciones directas o indirectas a cambio de su “voluntad” y aquellas suelen expresarse con reducción de tasas impositivas, publicidad o premios. Verbigracia: “Carlos Slim y Carmen Thyssen, Premios Iberoamericanos de Mecenazgo”
Algunos “políticos” y no pocos empresarios ideólogos, gustan del regodeo demagógico iluminista que se adorna con defensas incandescentes a favor del “derecho de los pueblos a la Cultura y la Comunicación” libres y de calidad. No son pocos los tratados, las conferencias, los congresos y las “iniciativas de ley” que, para garantizar las “oportunidades” del pueblo a la Cultura y a la Comunicación desparraman datos, terminologías y sabidurías efectistas y electorales. Pero las amenazas y los peligros en materia de Cultura y Comunicación, pocas veces encabezan las agendas de los funcionarios y casi nunca los titulares de los informativos. O dicho de otro modo “mucho ruido y pocas nueces”.
Así el panorama, los gerentes puestos por las oligarquías para gobernar, sacan de su “chistera” administrativa un disfraz idóneo para esconder “el ajuste” presupuestal de moda que siempre ataca primero a la educación, a la cultura y a la comunicación social (otra cosa, muy distinta, es el dinero que se transfiere a la “comunicación” en manos de monopolios privados). Ponen de moda el “mecenazgo” y rápido le fabrican “leyes” y “políticas” ajustadas al tamaño de las necesidades demagógicas de ocasión. Así, dicen, se apoya a la cultura, a las artes, al conocimiento todo. Así, dicen, se defienden los derechos de todos al disfrute de la Cultura. Mientras tanto las “políticas de mecenazgo prueban su incapacidad para garantizar cobertura integral de necesidades que en materia de Cultura y Comunicación tienen los pueblos y, por supuesto, son incapaces de contrarrestar los efectos peligrosísimos de las aventuras ideológicas colonizadoras y neo colonizadoras que, mientras reducen las habilidades culturales y comunicacionales de los pueblos, multiplican su poderío trasnacional. Asimetría globalizada. 6 personas son dueñas del 90 % de los medios de comunicación en el mundo.
En el mejor de los casos las políticas de mecenazgo son un “paliativo” (muy cuestionable) hasta que se pruebe su eficacia como modelo resolutivo de las necesidades sociales… pero parece que, mayormente, sólo es modelo resolutivo de necesidades mercantiles privadas o individuales. En el mejor de los casos la política del mecenazgo sólo es aceptable como una más en un espectro muy amplio de políticas cuando quede absolutamente garantizado el derecho de los pueblos a la cultura y a la comunicación y se hayan fortificado las responsabilidades institucionales correspondientes. Bajo la rectoría de estaos democráticos. Aun así, hay que asegurarse de que los gobiernos no la usen para esquivar responsabilidades, anular derechos y malversar los fondos que son obligatorios para la Cultura y la Comunicación.
Algunos promueven el mecenazgo como atractor eficiente de inversiones. Pero no tenemos un informe confiable que describa las experiencias (realmente ocurridas) que vivieron aquellos “beneficiarios” de las políticas de mecenazgo. Así y todo, conociendo algunas vertientes de opinión, no son infrecuentes las quejas de aquellos que, terminada su obra, han de ver sellos y logotipos que nunca pensaron. Suelen ver la aparición casi mágica de nombres que jamás hicieron algo y desde luego suelen ser usados para justificar torres enormes de burocracia cargadas con burócratas cuyo costo sobrepasa por mucho (mucho realmente) lo que hubiese implicado un presupuesto desparasitado. También se escuchan dudas sobre los “derechos de autor”, sobre la independencia de la obra respecto del “decorativismo” o de otras funciones ulteriores en las que la voluntad del Mecenas deja sentir su influencia económica y política. El colmo es ver obra apoyada por mecenazgos amortajada en bodegas de las que nunca saldrán a cumplir el papel social que les da sentido consustancial.
No es aquí donde algún buscador “escrupuloso” encontrará materia para acusaciones del tipo “quieren aniquilar la voluntad participativa de quienes ayudan a los creadores” (o algo por el estilo). Y nada sería más absurdo. Aquí se reivindica la contribución social, de todos los frentes, a la libertad creadora y a la libertad de expresión como derechos y necesidades sociales de primero orden. Aquí se reivindica la necesidad de la auditoría critica y el derecho de los pueblos a entender cada mecanismo que hace posible el flujo de inversiones en todo los ámbitos sociales desde su base económica hasta sus pliegues ideológicos. Nada es ingenuo.
Aquí se reivindica y se reclama la re-ingeniería –toda- del sistema económico; la superación de sus paradigmas y el advenimiento de un sistema nuevo tanto en materia económica como en materia cultural y comunicacional, donde estén garantizados los derechos con base en la asunción colectiva de responsabilidades, especialmente para la Batalla de las Ideas y la Revolución Cultural donde es imprescindible garantizar condiciones materiales y condiciones intelectuales emancipadoras, creadoras, organizadoras y transformadoras.. sin tutelajes de secta o de Mecenas. En todo caso que el “mecenazgo” lo ejerza, por consenso, la comunidad que demanda producciones indispensables para garantizarse el desarrollo dinámico de satisfactores objetivos y subjetivos. Sin depender de la “voluntad” o de conveniencias de una dádiva.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Libros de Filosofía

Semiosis Insurgente

Filosofía Beligerante para la emancipación (Permanente)

Fernando Buen Abad Domínguez
Herencias que el Capitalismo quiere hacer invisibles

Diagnóstico Sucinto

13 factores (al menos) determinantes del escenario alienante actual:

1. Depredación salvaje de las condiciones laborales mundiales.

2. Recrudecimiento acelerado de las agresiones imperiales: saqueo, explotación degenerados.

3. Destrucción galopante de los ecosistemas, las tierras de cultivo, los cielos, los ríos y los mares…

4. Guerra Mediática y Terrorismo Mediático monopólicos.

5. Guerra simbólica de baja y alta intensidad para la sumisión y la enajenación.

6. Reino de la mediocridad, de la estética burguesa y sus mercancías ideológicas para la represión.

7. Recomposición militar del imperio: Bush, McCain sus siervos y “el destino manifiesto de la IV Flota”[1]

8. Reformismo desesperado y cinismo fascista como alimento de los peores fraudes.

9. Exacerbación del odio burgués contra la clase trabajadora.

10. Nazi-Fascismo inoculado en la educación y academicismos para la inmovilidad.

11. Barbarie, miseria y violencia demencial para contra los pueblos expulsados por el hambre.

12. Oscurantismo, superchería, creacionismo, irracionalismo, fanatismo, fundamentalismo…

13. Crisis alimentaria, Crisis educativa, Crisis de vivienda, Crisis sanitaria, Crisis migratoria.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=70469

Algunas Matemáticas del Hambre

Si tomamos en cuenta los precios internacionales de los alimentos para este mes que según la FAO son de USD 1.055 la tonelada de cambures, 4.144 la tonelada de carne bovina, 425 la de arroz, 1.692 el pescado, 2.062 el pollo y 345 el trigo. Si calculamos por ejemplo una dieta promedio de 150 gramos de cambur, 150 gramos de res, 200 de arroz, 100 de pescado, 200 de pollo y 200 de trigo, la alimentación de una persona por un día tendría un costo de USD 1,52 y asumiendo que la preparación de estos alimentos dupliquen el costo, estaríamos por el orden de los 3 dólares por persona al día, considerando la más ineficiente forma de distribución. Extrapolando, alimentar a 10 millones tendría un costo de 30 millones de dólares al día. Estos datos pueden ser consultados en http://www.fao.org/economic/est/statistical-data/est-cpd/en/.

La FAO ha declarado en emergencia dos regiones del sur de Somalia, casi 4 millones de personas requieren atención urgente, mas 10 millones podrían estarlo en las próximas semanas.

Por otro lado, leo en http://tinyurl.com/3vk8lfn que los estadounidenses han gastado solo en Libia 715 millones de dólares, sobra decir que en cosas para matar gente, unos 24 días de comida para 10 millones de personas, eso sin contar los más de 10.000.0000 millones que ha costado la guerra en en Afganistán. Cualquier cosa que diga de aquí en adelante será mi opinión. La cual no interesa en este momento.

Publicado por JeanPier en 10:15

http://camaradaraskolnikov.blogspot.com/


Filósofas

Filosofía Latinoamericana